Imaginar, programar, hacer.

 

final5

 

Los verdaderos expertos en las mas complicadas labores de la madera son los que de verdad consiguen otorgarle dignidad. Es un trabajo lento, detenido, atento, donde va realizándose poco a poco lo  necesario en cada parte a medida que va apareciendo esa necesidad. Para eso hace falta una preparación enorme : los oficios.

Claro que, como alternativa, también podemos estar de acuerdo en qué es lo que vamos a desarrollar, prever todos los inconvenientes en un modelo y después mecanizarlo. Para eso esta la industria ¿no? En ese caso ya no necesitamos artesanos, ya no es necesaria la experiencia acumulada de generaciones, ni la destreza en la resolución de detalles. Solo necesitamos ingenieros capaces de construir y programar las máquinas que harán el trabajo : lo robótico.

Aparentemente todo va bien, … pero encontramos algunos problemas : reproducimos mecánicamente un modelo, producimos cientos, miles de objetos idénticos, y sin saber porque dejan de tener ese encanto. Lo echamos de menos, pero el precio manda. La producción en masa hace que lo artesanal sea un lujo hasta el punto de que en algunos productos de apariencia confusa entre lo artesanal y lo posiblemente industrializado aparezca una etiqueta que aclara “ hecho a mano” para así poder incrementar el precio aunque sea un poco.

 

Pero ahora sabemos hacer mas cosas. Sabemos que las maquinas pueden responder con acciones complejas, no solo lineales ( una orden –> una acción ) sino condicionales ( una orden → varias condiciones → diferentes acciones según la condición dominante). Eso no nos otorga la habilidad del artesano, pero si su agilidad y su oportunidad. Ya no somos mecánicos, ya no nos contentamos con procesos “tontos” que construyen lineas invariables de producción ( espacio ikea: pasa por aquí o no hay salida). Ahora somos codificados y podemos producir soluciones dependiendo de factores.

 

No somos artesanos, es verdad, pero podemos hacer que las máquinas se comporten con la misma meticulosidad y especialización que un artesano, con sus limites, por supuesto. Si los ingenieros han conseguido la mejor ala de avión para cada necesidad no ha sido por la sabiduría artesanal de sus constructores, sino por la capacidad de experimentar con modelos condicionados y obtener respuestas simuladas de miles y miles de soluciones, a bajo precio. Es una “experiencia mecanizada”, una acumulación de sabiduría comprimida en el tiempo, y cada vez mas acelerada.

Los arquitectos, artesanos de espacio, empleamos años y años en ir formando una intuición que poco a poco, con los años, ( salvo algún hallazgo excepcional) vaya dando resultados espaciales aceptables. Una intuición que no suele ser compatible con los oficios con que construimos ( todos tendremos alguna experiencia en eso), que no es demostrable y muy difícilmente explicable y transmisible.

A lo mejor podría ser de gran ayuda esta orientación experimental del espacio. Esta posibilidad de tanteo fiable, que devuelve datos, nos deja explicar el espacio que generamos con condiciones, nos permite ser mejores en el esfuerzo de creación, y en muchos casos nos permite ser objetivos, y por lo tanto transmitir sin dificultad al menos una parte de nuestro trabajo.

 

En este PrototipoLab [1] 2011 hemos llevado al extremo ese proceso: imaginar, programar, hacer, … y lo hemos hecho en dos semanas.

En dos semanas muy, muy intensas hemos explicado los principios básicos de operación de un proyecto con condiciones manejables ( paramétricas), hemos elaborado un taller de proyectos con herramientas y conocimientos muy convencionales, con la agitación de cada parte de las decisiones, con la competición de modelos hasta el final. Hemos avanzado en herramientas algo mas complejas como Processing y C# , que desde luego no han llegado a mostrarse completamente, pero que han servido por un lado para explicar las posibilidades enormes que ofrecen, y por otro para perder el miedo al código: los arquitectos podemos programar!! y nadie ha salido corriendo asustado. Hemos aprendido también a marchas forzadas cual es el paso de las pantallas de ordenador a las maquinas de corte, que procesos hay que seguir, en que hay que tener cuidado, como suministrar información a nuestros artesanos mecánicos( una gigantesca maquina CNC)  que han sido capaces de cortar mas de trescientas cincuenta piezas, todas diferentes en ocho horas de trabajo desde casi setenta tableros, y desde luego hemos podido llevarlo a cabo gracias a la ayuda del Centro de Innovación y Servicios de la madera ( CIS madeira Orense), sus expertos, asesores y patrocinadores, que igual de interesados que nosotros en esta posibilidad experimental han puesto todo su entusiasmo en llevarla a cabo.

 

Hemos demostrado que se puede imaginar un proyecto, instrumentarlo en herramientas paramétricas y construirlo en dos semanas.

Hemos demostrado que los procesos convencionales de proyecto son perfectamente compatibles. No estamos abandonando nada, lo usamos. Durante el desarrollo de los talleres de proyectos había equipos trabajando en formato digital, otros empleados en maquetas rápidas ( enormemente productivas) y otros dibujando o escribiendo a mano. Casi todos los formatos posibles. Con las clases mas avanzadas ya había intentos de insertar código en el proceso de producción, lo cual resulta especialmente emocionante.

Hemos colaborado a mostrar como puede fabricarse a escala 1:1. Eso va haciendo posible que muchos trabajos que “solo” llegan a un estado preliminar de maqueta se vean como viables. Esa es la gran diferencia: no trabajamos con maquetas, sino con espacios. Los medios a nuestro alcance  hacen posible una escala u otra, pero la documentación que se produce es la misma: podemos construir a escala real !!

 

Nos encontramos pues en una fase en evolución. Estamos saliendo de los procesos industrializados robóticos, y asistiendo a una revolución codificada, a una nueva etapa industrial, en la que las piezas tienen la posibilidad artesanal de ser diferentes, adecuadas a cada solicitud. Podemos mecanizar la diferencia, y convertirla en espacio. Las maquinas que hemos usado, gracias a nuestros patrocinadores, son las que ya están insertas en el proceso industrial. Ya es posible trabajar así, pensar así.

 Solo quedamos nosotros :)

 

 

AGRADECIMIENTOS:

Queremos agradecer la paciencia y confianza de Fernando Sanz director del CIS, entidad que albergó el evento, los talleres de proyectos, las clases y conferencias de todo tipo, e instrumentó su carpintería, su maquina de corte CNC y gran parte de su personal que tanto nos  ayudo en todo momento, a Manuel Touza infinito y enciclopédico conocedor de la madera, jefe del área de innovación y tecnología, por su constante y entusiasta  asesoramiento, a Jesús Guceta  (VENCOR) y Cesar Castro (AISLATE), verdaderos profesionales en lo que nosotros no eramos mas que aficionados, por un compromiso y un trabajo mucho mas allá de lo imaginable, y a Luisa Pena directora del Parque Tecnoloxico de Galicia que ha cedido el emplazamiento del modelo y ha apoyado en todo momento el proyecto, a Pablo Ferreiro arquitecto de cis madeira, coordinador del curso, luchador infatigable, el conseguidor de todo y el único capaz de poner de acuerdo a todo el mundo y en general a todos los patrocinadores que han mostrado una voluntad de innovación, una capacidad experimental, y una confianza en la necesidad de búsqueda de nuevas vías proyectuales y de ejecución muy excepcional en este entorno que vivimos. A todos ellos nuestro mas sincero agradecimiento

Los comentarios están cerrados en este artículo, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.